martes, julio 23, 2024

Top 5 de la Semana

Minuto a Minuto

Todo sobre la graduación de la vista

La graduación visual permite saber la calidad visual de una persona, la nitidez con la que percibe los objetos situados a corta, media o larga distancia. La dioptría es la unidad de medida que se emplea en óptica y sirve para designar la capacidad de refracción de una lente. Es decir, el “poder” que posee para corregir el desenfoque visual de una persona.

Dependiendo del error refractivo o ametropía que se quiera corregir, las lentes pueden ser convergentes (cuando concentran los rayos de luz hacia un punto) o divergentes (cuando los dispersan).

Las personas con miopía tienen el ojo más alargado de lo normal y, en consecuencia, los rayos de luz que atraviesan la córnea y el cristalino (las dos lentes que intervienen en el enfoque) convergen antes de llegar a la retina (pantalla que capta las imágenes que posteriormente se envían al cerebro). Como consecuencia de esto, los miopes tienen dificultades para percibir con nitidez los objetos situados a larga distancia. Para corregir este defecto refractivo es necesario usar una lente divergente, que disperse los rayos antes de llegar al ojo para, de este modo, permitirles llegar más lejos, a su objetivo que es la retina.

Las personas con hipermetropía tienen el ojo más estrecho de lo normal. Eso significa que los rayos de luz que entran por la pupila se enfocan detrás de la retina, dificultando la nitidez con la que perciben los objetos situados en el plano cercano. Para conseguir que los rayos converjan en la retina, los hipermétropes necesitan usar lentes convergentes, que permitan a los rayos concentrarse en la retina.

Las personas con astigmatismo tienen la córnea ovalada o irregular, lo que hace que los rayos de luz no se proyecten en un solo punto, sino en varios. Como consecuencia de esto, su visión es más compleja, ya que pueden tener visión borrosa a algunas distancias y, del mismo modo, tener una visión nítida y con detalle a algunas distancias. Este defecto visual puede tener cosas en común con la miopía y/o con la hipermetropía. Por lo que las necesidades de convergencia o divergencia de las lentes de un astígmata son diferentes en cada caso concreto.

Las personas con presbicia tienen problemas para percibir los objetos situados en el plano de cerca. A diferencia de los hipermétropes, este error refractivo no está determinado por el tamaño del ojo, sino por el paso de los años. El cristalino es una lente que participa en el enfoque y que se abomba o estira dependiendo de las necesidades visuales. Con la edad, esta lente se va volviendo más rígida y perdiendo la capacidad de abombarse para percibir con nitidez los objetos situados en la visión próxima.

Si tienes dudas o requieres mayor información, acércate a los especialistas del portal Oftalmólogos en Mérida.

Populares